Historia de mi PLE

El curso “Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente” llega a su fin. Para mí ha sido de nuevo una experiencia bastante enriquecedora donde, aparte de conocer y trabajar con nuevas aplicaciones y herramientas de uso de las TIC, he conocido a profesores de diferentes ámbitos y sus experiencias docentes.
Han supuesto para mí momentos gratificantes ver terminada mi infografía después de toda una mañana de trabajo. Asimismo la organización y puesta en práctica del Hangout sobre “Mobile learning con lenguas extranjeras” significó todo un logro tras aprender el enlace entre las cuentas de Google y Youtube. De todo esto quedan las muestras y los enlaces en el relato de mi PLE.

Por otro lado estoy contento con mis progresos en el uso de Twitter, aplicado al ámbito profesional.

Pienso que, no obstante, me falta mejorar todavía mis conocimientos de las aplicaciones para realizar la curación de contenidos. Conozco Diigo y la he introducido entre las herramientas diarias de gestión de la información; a Feedly, en cambio, aún no le sé sacar el máximo rendimiento.

#MOOCafé

Imagen

El martes 18 de febrero de 2014 celebramos un Hangout para hablar sobre el tema Educación en el siglo XXI. En este encuentro participamos Andrea Scandroglio, Charo Relaño, Alma Vega, Calixto Martínez, Olga Díez, Héctor Monteagudo y yo.

La sesión de trabajo fue bastante productiva, pues cada uno de nosotros aportamos nuestra propia experiencia desde ámbitos de la enseñanza reglada (secundaria, universitaria) como no reglada, así como desde diferentes puntos del mundo hispano: Argentina, Puerto Rico, España (Valencia, Sevilla, Canarias, Córdoba) y en mi caso Turquía. Tratamos sobre diferentes puntos, entre ellos:

  • Uso de las TIC’s en los currículos.
  • Apoyo institucional al uso de las TIC’s.
  • Estado de los equipos tecnológicos en los centros
  • Posición de los alumnos con el tema.
  • Resistencia de los docentes frente a su uso.

Dejo aquí una copia de esta sesión para seguir al detalle el hilo de discusión.

 

Imagen 

Para el miércoles 19 de febrero yo convoqué un Hangout sobre Mobile learning con lenguas extranjeras.  Aunque en principio confirmaron asistencia ocho personas, la realidad del encuentro fue más un intercambio de ideas entre Cecilia Monserrat y yo.  Desde el otro lado del Atlántico, Argentina,  Cecilia me contó sus enriquecedoras experiencias como profesora de inglés tanto en el ámbito de la enseñanza reglada como no reglada. Asimismo, tuvo la amabilidad de compartir conmigo los enlaces a algunos de los proyectos  llevados a cabo con los alumnos, que incluyen desde el uso de podcasts o grabaciones en vídeo, así como el diseño de tiras de dibujos animados. Aprendí mucho de Cecilia, y espero que ella también se llevara una impresión similar tras nuestro encuentro. Durante la sesión también se unió por algunos momentos José Antonio Martínez, quien también expuso brevemente su opinión sobre todo en relación con el uso de los móviles en clase.

Os dejo una vez más copia de la conversación.

Uso de infografías en el aula

Una infografía es una representación visual de la información en la que intervienen diversos elementos como descripciones, narraciones e imágenes.

“Las infografías son una combinación de palabras y elementos visuales que explican los acontecimientos descritos en el artículo y sitúan a la historia o a sus protagonistas en un contexto determinado”, opina Peggie Stark Poynter, del Institute for Media Studies St.Petersburg de Florida.

La visualización de la información es parte del diseño de la información. El texto explicativo, por otra parte, debe ser conciso y proveer al lector de toda la explicación necesaria para la comprensión del cuadro.

Los pasos más importantes para crear una infografía son:

  1. Elegir el tema
  2. Recolectar la información
  3. Organizar la información
  4. Jerarquizar la información
  5. Establecer conexiones
  6. Diagramación
  7. Elegir colores y tipografías
  8. Diseñar

En la era virtual que vivimos, las infografías vienen a sustituir a los clásicos murales del aula. Como recurso educativo, ofrece la oportunidad de desarrollar funciones cognitivas como son evaluar, analizar y representar la información. Se pueden utilizar para trabajar cualquier tipo de proyecto en el aula: tanto al principio para presentar las líneas de trabajo y actuación, como al final para exponer los resultados obtenidos.

Presento un ejemplo de infografía en relación con el tema de la curación de contenidos. Las fuentes de estos datos corresponden principalmente a la teoría del curso Entornos personales de aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente y a la entrada de Meritxell Viñas en su blog.

Imagen

Mobile learning

Imagen

 

Es una realidad que el aprendizaje a través de dispositivos móviles  (en inglés, mobile learning) cuenta cada vez con más seguidores, tanto a nivel de profesores como alumnos.  Daniel Burrus, director general de la Asociación de Investigación Burrus Inc., una firma de consultoría con sede en Hartland, Wisconsin, dice a propósito de este tema: “El aprendizaje móvil es un negocio más grande que lo que la mayoría de las organizaciones se da cuenta. Representa una disrupción increíble y una oportunidad en la forma en que educamos.”

Según una reciente investigación con 500 funcionarios de Aprendizaje y Desarrollo (también recogida en el blog Shift eLearning de la cita anterior) muestra que el 70% de ellos está utilizando o planean introducir el aprendizaje móvil para el 2014. Además, entre las ventajas del aprendizaje móvil figura el aumento de la motivación.

Utilizando el símil de César Poyatos, el teléfono móvil es como una navaja suiza con la que podemos hacer cualquier cosa. Recomiendo una visualización de su presentación como introducción al tema.

Las funciones que encontramos en los teléfonos móviles y que nos cita el profesor Poyatos son:

  1. Agenda
  2. Correo electrónico
  3. Calendario
  4. Editor de vídeos
  5. Gestor de archivos
  6. Cámara de fotos
  7. Suite ofimática
  8. Periódico digital

Continuando con una redefinición de los teléfonos móviles en el contexto del aprendizaje, Tiscar Lara en su presentación “Aprender desde los Márgenes. Mobile Learning para una Sociedad Red”  enumera estas otras funciones de los dispositivos:

  1. Son nuestras secretarias
  2. Son nuestras terminales
  3. Nos despiertan
  4. Son puntos de acceso a la información
  5. Son puntos para relacionarnos con nuestros iguales
  6. Nos permiten producir o generar cosas para nosotros mismos
  7. Nos permiten producir con otros

Aconsejo una visita a la página de esta autora, donde podemos encontrar enlaces a múltiples referencias sobre el tema que nos ocupa en esta entrada.

Una de las características principales del mobile learning es conectar, compartir e interactuar con otros usuarios, aprendiendo en la Red. A la hora de programar una experiencia educativa con dispositivos móviles, lo mejor es trabajar con proyectos en grupo que faciliten la comunicación entre los estudiantes. Poyatos, en la presentación de arriba, recogía la cita de la autora canadiense Marguerite Koole, que a mí también me ha llamado la atención:

 “El aprendizaje móvil ofrece una mayor colaboración entre los estudiantes, el acceso a la información y una contextualización más profunda de aprendizaje.”

El mobile learning crea situaciones y desafíos para que los alumnos puedan generar conocimientos resolviendo problemas propuestos en escenarios reales. El enfoque por tareas encuentra su aliado perfecto mediante el uso de los dispositivos móviles.

Siguiendo los trabajos de la profesora Nicky Hockly aplicados al campo del Inglés/Lengua Extranjera, podemos aprender cómo poner en práctica tareas de grupo en la clase de lengua con los dispositivos móviles: utilizando fotos o vídeo, contestando a encuestas, leyendo códigos QR… En el blog de TheConsultans-E podemos encontrar muchos recursos para el aula.  

La lista de recursos con los que podemos trabajar nuestros proyectos también la podemos encontrar en la entrada “5 Great Ways to Document Students Mobile Learning”.

Gestión de la información

Imagen

En el diseño y desarrollo de nuestra Red personal de aprendizaje es esencial conocer aquellas herramientas que nos pueden ayudar y facilitar el flujo de la información con los demás.  Asimismo es primordial manejarse con métodos apropiados de búsqueda y gestión de la información.

Para realizar una óptima gestión de la información y el conocimiento en la red, tanto en relación con los contenidos como con los canales, y debido esto a la gran cantidad y diversidad de información, es necesario tener en cuenta el factor del filtrado.

El exceso de información o “sobrecarga informativa” (information overload), fenómeno este también conocido por la otra cara como infoxicación, es ya una realidad de la que hablan muchos expertos y para la que también proponen remedio o cura apropiados.

Juan Sobejano, en un artículo sobre “La información en la era de la complejidad y la abundancia”, y sirviéndose de la disciplina económica (así cita el libro Economías de Signos y Espacio, de  Scott Lash y John Urry),  se decanta por la solución de “acumulación reflexiva”. Este modelo sería la solución para él, ya que se desarrolla en un entorno complejo y abundante en cuanto a fuentes, conexiones y redes. Las conclusiones a que llega este autor son, a mi juicio, bastante realistas:

1.-Es imposible captar y conocer todas las fuentes relevantes.

2.-Es imposible gestionar adecuadamente todas las fuentes relevantes conocidas.

3.-La gestión de fuentes relevantes conocidas y gestionadas implica pérdida de información.

4.-La información ha de ser interpretada para llegar al conocimiento.

5.-El conocimiento es subjetivo.

6.-Cualquier proyecto en el que el conocimiento tenga una función principal es revisable de manera permanente.

7.-Revisable no quiere decir necesariamente mejorable, sino visto desde otro foco.

Ignasi Alcalde, en cambio, en el artículo “Información y abundancia cognitiva”, propone las siguientes pautas de higiene informacional,  en caso de la que él define ingesta de información:

  1. Recogemos más información de la necesaria para apoyar la competencia de nuestras razones para tomar decisiones.
  2. Recibimos una gran cantidad de información que no hemos solicitado ni nos es útil.
  3. Buscamos más información de la necesaria para tratar de comprobar que la que se tiene es la correcta.
  4. Necesitamos demostrar nuestra justificación de decisiones.
  5. Recogemos información por si pudiera ser útil en un futuro.
  6. Vamos a lo seguro y tratamos de obtener toda la información posible sobre un tema.
  7. Nos gusta utilizar la información como moneda de cambio para no quedarnos atrás respecto a nuestros colegas.

Aunque también como dice Clay Shirky,  no se trata de un problema de exceso de información, sino realmente de un problema de ausencia de filtros.

A la hora de gestionar la abundancia, tenemos que ser conscientes de que no podemos hacernos eco debidamente de toda la información relevante. Estoy convencido de que tampoco lo tenemos que conocer todo.  Al respecto me ha gustado la posición que sobre este mismo tema defiende nuestro compañero Fernando Checa en su artículo. Siempre podemos desconectarnos de la red y ahí acaba todo…

Y yo creo que son estos principios los que debemos inculcar a nuestros alumnos,  haciendo una presentación graduada de todos los conocimientos. Sobre todo, nosotros podemos entablar las bases a partir de las cuales ellos mismos vayan construyendo su Red personal de aprendizaje: hablarles de las ventajas de los operadores para refinar las búsquedas a través de los buscadores más eficaces, presentarles la utilidad de las listas en Twitter, cómo nos pueden facilitar el trabajo los canales RSS, organizar la información con los marcadores sociales…

Son muchas las herramientas a nuestro alcance para desarrollarlas dentro del aula. Para gestionar la información con los alumnos y como plataforma de trabajo, podemos servirnos de las diversas aplicaciones que nos ofrece Google: el calendario para fijar las citas y los plazos de un proyecto, Google + para organizar la comunicación entre todos los miembros de un grupo de trabajo, la elaboración de documentos mediante archivos compartidos, preparar las presentaciones con los resultados del trabajo…

Pinterest es otra herramienta que se presta a un uso social y para trabajar con proyectos educativos dentro del aula.  Aunque como sabemos Pinterest es una red social basada en imágenes, también puede funcionar como marcador social yendo más allá del mero etiquetado y clasificación de las imágenes. En los tableros podemos colocar pins con enlaces a documentos u otras páginas Webs o blogs, archivos de vídeo o de cualquier otro contenido multimedia.  Es pues factible para su utilización con proyectos del aula. Y además es de fácil manejo, mediante una extensión que instalamos en nuestro navegador (Pin my screen) o con Pinstamatic, una sencilla website que nos permite diferentes opciones de pineado de la información con Pinterest.